Jesuitas España

Encontrarnos para amar y servir mejor

La provincia de España ha celebrado recientemente su segundo encuentro de provincia, una cita que, como el año pasado, ha reunido durante unos días en el santuario de Loyola a 170 personas ―laicos, laicas y jesuitas― para reflexionar sobre la misión de la Compañía en nuestro contexto.

Estructurado siguiendo las llamadas que la Congregación Provincial señaló hace dos años ―acudir a las fronteras y periferias; actualizar el servicio de la fe; y profundizar en nuestro ser jesuita― el encuentro va más allá de la mera reflexión sobre las prioridades de la provincia. Aun siendo importantes las respuestas que los temas tratados han suscitado en las reuniones celebradas en el centro de espiritualidad de Loyola ―en ocasiones en diálogos vivos―, el principal fruto del encuentro es el de contribuir a la construcción de un cuerpo apostólico que integre la riqueza y diversidad de contextos, de sensibilidades, culturas y vocaciones que conforman la realidad del apostolado jesuita en España.

Nos toca vivir tiempos de colaboración entre diferentes y de trabajo en red. Atender la «unión de ánimos» es siempre importante, pero lo es especialmente en una provincia como la española que apenas suma tres años. Los días de Loyola marcan hitos importantes en forma de nombres y vivencias que cada participante se lleva en su corazón, y contribuyen a dar un sentido a nuestras tareas cotidianas mediante una experiencia viva de la misión que compartimos.

Ya lo dijo el P. Provincial al definir los objetivos del encuentro: «en todo amar» y «en todo servir». Amar, porque nada importante saldrá adelante sin un fundamental impulso comunitario; servir, porque, al fin y al cabo, todo lo hacemos con el fin de entender mejor cómo servir más a quienes Dios tiene en su mirada. Nadie va a Loyola a alejarse del mundo, sino a buscar la manera de hallar a Cristo en medio de él y acertar a seguirle junto a otros.

0
0
0
s2sdefault